En una sorpresiva e inesperada decisión, el senador liberal MARIO CASTAÑO se declaró culpable de los diferentes delitos derivados del entramada corrupto ideado y organizado por él, para quedarse con miles de millones producto de «coimas», cobradas a alcaldes a los que, por su intermediación, las entidades estatales les entregaron multimillonarios contratos de obra civil y construcción de sedes deportivas, entre otros.

la red de corrupción montada por CASTAÑO fue de tal éxito monetario, que según testimonios en poder de la Fiscalía y la Corte Suprema, los dineros obtenidos gracias a estas artimañas eran entregados en efectivo, en bolsas de  basura, en tal cantidad que muchas veces era imposible que sus receptores lo contaran manualmente, lo que los obligaba a pesarlo y registrarlo en kilos. Al mejor estilo de la mafia del narcotráfico de los 80.

MARIO CASTAÑO le dijo a la Corte Suprema que se acoge a la figura de la Sentencia Anticipada, lo que supone una aceptación de los delitos que se le imputan, con la intención de terminar de forma anticipada el proceso y de paso hacerse a una buena rebaja de penas.

la decisión del senador supone también, que no va a delatar a ninguna otra de las ilustres personalidades  involucradas en el entramado corrupto, cuyos nombres ya han empezado a aflorar en informes periodísticos y en piezas procesales filtradas. Se habla de representantes a la Cámara, senadores, secretarios de comisión del Congreso, alcaldes, gobernadores, contratistas y lobystas pero, especialmente, se habla de por lo menos un expresidente de la República que sería el gran mentor y padrino del senador.

Los testimonios que se escuchan en los mentideros políticos y pasillos del Congreso, afirman que ese expresidente fue quien llevó de la mano al senador, a «colonizar» el Eje Cafetero, especialmente Armenia y Quindío, cuando la región quedó acéfala de senadores. Desde la capital del departamento montó todo un emporio destinado a hacer elegir alcaldes y gobernadores, así como funcionarios en los entes de control regionales. pero, principalmente, para apoderarse la contratación y direccionar presupuestos a cambio de obras que gestionaba, se supone,  con el respaldo  del expresidente y su partido. Muy pronto, nada se hacía en el Eje Cafetero sin el aval de CASTAÑO, desde hojas de  vida hasta propuestas de proyectos y avales para contratos y candidatos.

Su representante, en apuros

Del entramado corrupto han aflorado también otros nombres ya están en el radar de las investigaciones de la Justicia y la Corte, donde ya está señalada por testigos la actual representante a la Cámara Sandra Bibiana Aristizábal, quien fuera su fórmula en las pasadas elecciones al Congreso y a quien, según se dice, la ubicó en la gerencia de Telecafé, desde donde lanzó su plataforma y campaña política que la llevó a su actual curul.

Precisamente Telecafé está en la mira de los órganos de control, pues está claro que en los últimos 3 años recibió de varias entidades estatales, contratos que superan los 320 mil millones de pesos, varios de los cuales emanaron del Ministerio del Interior y del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde se sospecha que el senador CASTAÑO tenía gran influencia y contaba con alfiles para direccionar la contratación hacia el canal regional.

A juicio de entendidos, MARIO CASTAÑO podría verse avocado a una pena de más de 15 años, sobre la cual podría recibir una rebaja de hasta un 50 porciento, gracias a la aceptación de los cargos en su Sentencia Anticipada. De todas formas, no se descarta que se acoja a otra figura jurídica para obtener beneficios adicionales, en caso de que acceda a delatar a otros implicados. De hecho, dependiendo de los delitos que no queden en la Sentencia Anticipada, le imputaron podría acceder al Principio de Oportunidad, lo que le daría inmunidad penal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.